Lactancia materna exclusiva: garantía de salud temprana y futura

Cuando un bebé nace, viene al mundo con unas necesidades nutricionales y de protección contra enfermedades que solo puede suplir la leche materna natural durante los primeros meses de vida.

Años de investigaciones lo demuestran. Es por ello que los médicos recomiendan la lactancia materna exclusiva (LME) en los primeros seis meses y a partir de esa edad introducir poco a poco alimentación complementaria, sin dejar de dar la leche materna, preferiblemente hasta los 24 meses de edad, según indicaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

¿Por qué la leche materna debe ser el único alimento durante los primeros seis meses de vida?

Los órganos del bebé al nacer aún están inmaduros y su sistema digestivo no está preparado para procesar sustancias diferentes a la leche materna. Lo que es comprensible porque dentro del vientre materno se alimentaba a través de la madre por el cordón umbilical y el líquido amniótico.

Suministrar otro tipo de alimento podría provocar: 

  • Intolerancias
  • Problemas digestivos
  • Dificultades en la absorción de los nutrientes
  • Carencia de vitaminas y minerales
  • Deficiencias del sistema inmunológico

y malestares en general que con el tiempo podrían dar lugar al desarrollo de enfermedades como diabetes, alergias, intolerancia al gluten, entre otras.

Pero especialmente, la leche materna tiene una composición que suple determinadas necesidades del bebé y, sobre todo, tiene una acción protectora que lo inmuniza contra agentes externos dañinos, lo cual no lograrían otros alimentos diferentes.

¿Cómo protege al bebé la LME a corto y largo plazo?

La leche materna está diseñada para cubrir todas las necesidades nutricionales e inmunológicas de los bebés y las niñas y niños pequeños. Por sus exclusivos componentes, tiene efecto protector a corto y a largo plazo:

  • A corto plazo:
    • Disminuye el riesgo de enfermedad y mortalidad infantil por desnutrición, enfermedades
    • gastrointestinales, como la diarrea, e infecciones respiratorias, como la neumonía.
    • Limita el riesgo de muerte súbita del lactante.
    • Los nutrientes aportados por la leche materna son mejor absorbidos por los niños e incluso,
    • proporcionan efectos analgésicos.
  • A largo plazo:
    • Reduce la posibilidad de presentar caries y
    • maloclusión dental, es decir, la incorrecta alineación de los dientes.
    • Aminora el riesgo de retraso en talla, así como el sobrepeso u obesidad.
    • Protege de desarrollar enfermedades como la diabetes mellitus.

Por su parte, la lactancia materna exclusiva durante los primeros meses:

  • Disminuye en un 72% el riesgo de hospitalización por infección respiratoria durante el primer año de vida.

Así mismo, la muerte por diarrea e infecciones respiratorias entre lactantes de menos de seis meses de edad es mucho más baja que en bebés alimentados con lactancia materna parcial.

El riesgo de muerte en general entre lactantes alimentados de manera exclusiva es menor que cuando reciben lactancia materna parcial.

Además, la lactancia materna exclusiva en condiciones satisfactorias durante los primeros seis meses de vida cubre las necesidades suficientes de energía de lactante.

Cualquier volumen de lactancia materna es protector durante los primeros años de vida, pero si la lactancia materna es exclusiva, el bebé tendrá más probabilidades de desarrollar defensas fuertes para mantenerse sano a lo largo de su vida.

La OMS y la Unicef recomiendan que la leche materna sea el alimento exclusivo de los bebés recién nacidos hasta los seis meses de edad, y que hasta los dos años se les proporcione con una combinación de la misma junto con alimentos adecuados y nutritivos para su edad.

La lactancia materna previene enfermedades infecciosas, especialmente en tiempos de COVID-19, sin mencionar todos los beneficios nutricionales, afectivos y emocionales para el desarrollo de los bebés, por eso debe ser el único alimento en los primeros meses de vida.

La lactancia materna exclusiva se da cuando el bebé lactante solo se alimenta de leche materna: tomándola del pecho de su madre o extraída de la misma fuente, si ella por determinadas razones no puede alimentarlo.

Ocurre también cuando el bebé recibe leche materna donada por una madre, a través del banco de leche humana. Esto significa que no recibe ningún alimento sólido ni líquido (agua, té y otros), ni otro tipo de leche diferente a la materna, durante los primeros seis meses de vida.

Pero es importante tener en cuenta que habrá casos en que, por alteraciones en su salud, el bebé deba recibir alguna solución de rehidratación oral, jarabes, gotas, suplementos de vitaminas o minerales, o ciertos medicamentos necesarios para su recuperación, formulados por su médico pediatra.

Comparte este artículo

¿Qué te pareció este artículo?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMFANDI

BENEFICIOS

OTROS ARTÍCULOS

DE TU INTERÉS

¿Quieres preparar un plato especial?

Sembrar en casa, un plan para toda la familia

Los 40 son los nuevos 20

COMFANDI

BENEFICIOS

OTROS ARTÍCULOS

DE TU INTERÉS

¿Quieres preparar un plato especial?

Sembrar en casa, un plan para toda la familia

Los 40 son los nuevos 20

OTROS ARTÍCULOS

DE TU INTERÉS

Cáncer, nos toca, nos une… nos transforma

Conoce cómo aprovechar al máximo la App Mi Comfandi

¿Qué hay detrás?

Nos transformamos y queremos celebrarlo contigo y tus personas favoritas

 ¿Sabías que puedes adelantar la tu cuota monetaria mensual hasta 12 meses si tienes alguna necesidad urgente?

¿Qué debo hacer para cuidar mi piel este verano?

Tuberculosis: prevenible, curable pero aún mortal

V de Violencia ¡Es momento de resignificar!

Alma se está quedando sin aire...

Tocarte: un paso clave en tu rutina de autocuidado

¡SUSCRÍBETE A

NUESTRA REVISTA!

Entérate de la novedades, beneficios y eventos que tenemos para ti